07 febrero 2010

La Penúltima Trampa

...Después de una larga conversación coincidimos en que el feminismo es una forma sofisticada de ultramachismo, en tanto que la mujer se convierte "por fin" en un objeto cuya única voluntad es servir al cerdo machista engañada por el morbido entusiasmo de levantar la bandera de la "libertad" e "igualdad de género". Solo las mujeres inteligentes de este siglo están llamadas a sortear tamaña argucia, a "las demás" les seguirá correspondiendo la solípeda labor de perpetuar el infructuoso enfrentamiento de géneros.
Publicar un comentario