08 mayo 2009

"La Ventana Azul"

Caían sangrientas las tardes de ayer
sobre mis mares como lluvia eterna
Ay de estas tozudas y febriles sienes
que mezclaban la realidad con tu
aroma de orquídeas flotando estériles

En un ambiente imaginario y doloroso
volaban azahares de frutas frescas
y rodaban sobre el suelo infértil
las confusas semillas de mi verbo
mil dos veces me hiciste debil
mil y una porfié mis fortalezas

Sobre mi propio llanto he forjado
tu incomprensible mundo fantástico.
Absurdo recurrente de la ventana azul
desde la que hice brillar nuestras estrellas
sobre un firmamento cosido a la fuerza
para que cubra solo nuestras cabezas;

Aquel no fui yo, sino el que quisiste tú,
siendo educado lucía sarcástico
acaso cuidadoso, siendo despistado;
siendo círculo me veías cuadrado

Bendita mi vista que cruzó el dintel
de aquella cerúlea ventana que nos
tornó en hilo para tejer sus fantasías,
bendita la miel de ese panal monstruoso
que ha embellecido nuestros rostros
para confundirnos en agridulces alegrías

Dios guarde a la niña que sueña y
habita detrás de aquella ventana azul
guarde tambien al hombre que escribe
estas líneas desde el presidio atroz,
desde el lugar que los hombres heredan
y ahora está reservado para los dos:

La inconmensurable y finita realidad.
Publicar un comentario